martes, 25 de marzo de 2008

F1 Malasia 2008: Tocará sufrir

Lo más destacado del Gran Premio de Malasia 2008, para mí:

- El Renault R28 es hasta algo peor de lo que había pensado, especialmente cargado de gasolina. Me temo que ni con Alonso al volante se podrá hacer algo, salvo que cambien mucho las cosas.
- Alonso consiguió un punto casi de milagro. También es verdad que tuvo mala suerte en la salida, en la que el toque entre Heidfield y Trulli hizo que le pasasen fácilmente por el exterior en la segunda curva varios coches. Lástima, hubiera sido interesante ver si se podía defender de los McLaren, especialmente de los intentos de adelantamiento de Hamilton :-)
- A Hamilton cada vez se le ve más el plumero de su carácter. Después de que por un problema en una pistola en el cambio de ruedas perdiera unos segundos, declaró algo así como que "podría haberse tomado una cerveza" durante el cambio. Haciendo equipo y demostrando compañerismo...
- Se confirman las opiniones del año pasado relativas a los muchos pilotos que podrían hacerlo igual de bien que Hamilton si tuvieran su mismo coche. Kovalainen lo demostró dominando a Hamilton todo el fin de semana.
- Massa en su línea habitual: dos de dos. Por lo menos en esta carrera no se llevó a nadie por delante (el año pasado ya lo hizo con Alonso dos veces, una le salió bien y lo echó de la pista y la otra no).
- El Ferrari era el año pasado el mejor coche con bastante diferencia, y este año parece que va a pasar lo mismo. Raikkonen ganó con una mano.
- Hay que tener dos dedos de frente. No se puede ir a dos por hora y en medio de la trazada cuando aún hay coches intentando su vuelta rápida. Sanción merecida para los McLaren (parece que ya no hay bula). Lo debería saber cualquier equipo, pero también la FIA (que lo va a arreglar para la carrera que viene).

2 comentarios:

JJ dijo...

A algunos en la F1 les gusta sufrir... ¡¡¡pero de verdad!!!


El mundo de la Fórmula 1 conmocionado por un presunto escándalo sexual de Max Mosley, presidente de la FIA, envuelto en un sórdido episodio de 'bondage'


Seguro que todo se trata de una leyenda urbana o de una sórdida conspiración :-(

darioa dijo...

Pues lo de las alegrías fiesteras del Max Mosley parece que son verdad :-).

En cualquier caso, la vida privada de cada uno es eso, privada. No debería afectar. Ahí está el ejemplo de Pedro J. Ramírez...