sábado, 10 de enero de 2009

Horatio ya se pasa

Reconozco que soy bastante aficionado a CSI, especialmente al original, aunque las versiones de Miami y Nueva York no me disgustan.

La versión de Miami es sin duda la más peliculera de todas. Lo mismo te analizan ADN que desactivan un explosivo o toman al asalto un fortín de narcotraficantes armados hasta las pestañas.

Pero lo del otro día ya fue demasiado. Al principio de este episodio (All In), le tienden una emboscada a Horatio que, armado con sólo una pistola, se carga con certeros disparos a 3 mafiosos (armados con metralletas y escopetas), luego a dos que aparecen en moto, y luego a otro más que venía en un coche.

Para ver la mayoría de las películas hay que conceder alguna licencia, eso está claro (como lo de hacer una espectrografía en unos minutos). Pero esto ya me parece demasiado. En una película de Steven Segal podría ser, pero para CSI no me parece adecuado...

3 comentarios:

Guti dijo...

Yo diría que es adecuado para CSI, en especial para Horatio Tortícolis :-) No olvidemos que si estaba en Brasil era porque en el episodio anterior alguien denunció un asesinato que había cometido Horatio tiempo atrás allí, y... ¡esa misma tarde estaba extraditado a Brasil! ¡Un poli estadounidense, extraditado de EEUU a Brasil en cuestión de horas! Si eso no es ciencia ficción...

Pero como digo es adecuado para la moraleja de la serie: los muertos son diferentes dependiendo de de dónde sean y de quién los mate. Si matas justicieramente, como un poli, está bien (Horatio lleva, que sepamos, 8 fiambres); si matas justicieramente pero no eres poli entonces eres un criminal infecto que sólo merece desprecio. La moralina que les suelta siempre a los asesinos que confiesan, en plan superioridad moral, es impagable...

darioa dijo...

Ups, es verdad, lo de ser extraditado a Brasil era en realidad de lo que quería hablar en principio. Otra licencia de guión demasiado excesiva :-)

Otra muy buena fue cuando se enfrentó con una pistola a una especia de ametralladora que disparaba miles de balas de golpe o algo así (el "vaporizador").

Aquí utilizó el viejo truco de dejar hablar al contrario, que en lugar de dispararle a la primera y liquidarlo, se puso a charlar con él. Hasta que Horatio, de otro certero tiro entre los ojos, lo despachó antes de que lo vaporizara.

Y luego le soltó el mensajito lapidario final de rigor :-)

perrerirge dijo...

Horatio es el nuevo Chuck Norris :D. La verdad es que coincido con vosotros en que lo del otro día fue un momento Matrix brutal, sólo que en este caso se supone que se representa el mundo "real"....una buena sobrada, si señor.