domingo, 14 de diciembre de 2008

Obscenidades: Cava con polvo de oro y plata

Una de las cosas que siempre me parecieron más obscenas es el derroche insultante de riqueza.

Vamos, el "quemar el dinero" por el mero hecho de poder permitírselo. El ejemplo tradicional es disolver perlas en vino y luego tomárselo. Para lo único que vale es para despreciar a los demás diciendo: "soy tan rico que hasta puedo destruir perlas". Repito, como el quemar billetes.

Acabo de ver en la tele un reportaje sobre la última versión de este asunto: Una empresa valenciana fabrica cava y le meten dentro partículas de oro o plata. No vale para nada, únicamente es más caro. Un lujo totalmente innecesario, una OBSCENIDAD.

Estoy convencido de que si los excrementos escaseasen y fueran carísimos, le pondrían excrementos en lugar de oro...

1 comentario:

JJ dijo...

Hay una vuelta de tuerca interesante a lo que dices. Y muy a cuento con estos tiempos de crack económico.

En la década de los años 30 del sXX, tras el anterior crack de 1929, mucha gente quemaba dinero en la estufa... porque no servía para comprar carbón.

El papel no vale nada. Pues quémalo y calientate.

Dado que en esta nueva crisis vamos a sufir un proceso "deflaccionario", que es lo segundo peor tras la temida "estanflacción", probablemente no pasemos por esa situación.

De hecho, esta crisis tiene muchos componentes específicos que la hacen única. Incluso particularidades por países, por mucho que insista ZP en que todo viene de fuera (ya se sabe que yo lo hago bien y lo malo siempre es por culpa de otros).

Pero bueno.
Son temas económicos de los que un informático poco puede saber.
No así al revés ;-)